Search
  • Alex Garcia

Resentimiento


Una persona que alberga resentimiento en su vida es una persona que dara lugar a la debilidad.

La Biblia nos habla en Genesis 36:12. Acerca de Amalec y como el guardaba mucho resentimiento porque era el hijo de la concubina de su padre.


El resentimiento es volver a sentir enojo y como su nombre lo indica, es un sentimiento persistente, donde la persona resentida recuerda y recrea en el dolor recordando constantemente el origen de la ofensa.

Una persona que se ofende fácilmente es una persona que va a tener resentimiento y así le ocurrió a Amalec que no tenía la madurez para perdonar y superar las ofensas. Una persona madura es una persona responsable y esto le permite poder superar el dolor y las ofensas y poder avanzar.

Timna era la madre de Amalec; y Timna significa la que reniega, resiste y la que frena. Ella influyó este estilo de vida a su hijo Amalec. Por ellos es importante permitir que Dios traiga sanidad a la vida el tener un alma sana y entender que todo lo que hacemos sea dolor o sanidad trasciende de generación en generación.


Estas son algunas de las características que nos ayudan a identificar a una persona resentida o con dolor:

1-Se ofenden fácilmente

2-Recuerdan con dolor, perdonan pero nunca olvidan.

3-Piensan que nunca se equivocan

4-Se alaban así mismos

5-Son personas orgullosas.

Amalec fue formado en el dolor, fue guiado por el dolor trajo un frenó y ello no le permitió avanzar en la vida, ese dolor lo debilitó y

No le permito tener la fuerza que se requiere para sanar y perdonar.

Amalec al sentir dolor su deseo fue que otros también sintieran el mismo dolor y se convirtió en enemigo de si mismo y de la nación de Israel.

Hoy tu vida puede avanzar si remueves el dolor y la falta de perdón que siente hacia ti mismo y los que están a tu alrededor. Hoy remueve ese freno y permite que tu vida se diriga hacia la voluntad De Dios que es buena agradable y perfecta.



En Jueces 11 podemos ver la historia de Jefté, con características muy parecidas a las de Amalec, estaba lleno de resentimiento, amargura y dolor, persistía en hacer lo malo. Todo lo contrario a José, hijo de Jacob, que fue vendido como esclavo, sufrió mucha injusticia pero tuvo la madurez para perdonar a sus hermanos y no guardar rencor y así fue que llegó a gobernar.


Las personas que como José superan las ofensas, perdonan, son humildes y reconocen sus errores, son aquellos que van a gobernar, prosperar y avanzar!!!


Pastor Alexander García

2 views0 comments

Recent Posts

See All