Search
  • Alex Garcia

Dios continúa escuchando

Podemos ver en 1 Samuel 1:1-28 


El relato de Ana y su anhelo de tener un hijo. Allí vemos  como Ana oró, clamó y rogó por aquella bendición y Dios concedió el anhelo de su corazón, pero no fue un proceso fácil, en este pasaje podemos ver varios principios y modelos que Dios nos quiere enseñar. 


1. El interés de Ana de tener un hijo no era para su vanagloria, deleite personal o una venganza en contra de quien la humillaba o no la comprendía. Ana quería un hijo para consagrarlo al servicio De Dios y lo que prometió cuando Dios le dio un hijo ella lo cumplió.

  ¿Esto nos lleva a pensar en cuantas veces le hemos pedido cosas a Dios, cuál es la intención de nuestro corazón y una vez recibido se lo devolvemos o nos adueñamos de ello? 

Romanos 11:36 dice “Porque de él, y por él, y para él, son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. Amén.”  


Así como Ana debemos entender que nosotros no somos dueños sino administradores y cuando recibamos la promesa, debemos devolvérsela a Dios con gratitud y alegría. ¡Todo lo que tenemos se lo debemos a Dios! 


2. La fe de Ana, no tenía lugar para la duda, a pesar de ser humillada, dejada en segundo plano, burlada, acusada falsamente, tan fuerte era el clamor de Ana que rogaba de tal manera que hasta el sacerdote Eli pensó que estaba ebria, pero sin importar lo que se levantara en su contra, ella no dudó y sabía reconocer de donde venía su bendición.  Sabía a quién clamaba y por eso no le importaba cuanto tiempo debía esperar y derramaba su corazón delante de Dios. 


Definitivamente tenemos un Dios que cumple sus promesas, ahora es tiempo de nosotros ser como Ana y cumplir nuestras promesas a Dios. 


Pastor Alexander García



11 views0 comments

Recent Posts

See All