Search
  • Alex Garcia

El Valor de la oración

El orar, y creerle a Dios lleva a la persona a  no depender de su propio esfuerzo, sino a depender de Dios.  Vemos en Apocalipsis 5:8 que nuestras oraciones quedan en copas de oro y el oro es algo muy valioso.


También vemos que cada uno de los ancianos y seres vivientes tenían las copas y un arpa;

el arpa está relacionada con la adoración y los profetas. Es decir que ellos tienen en las copas las oraciones de los hijos de Dios y la palabra profética y las derraman delante de Dios y sube como incienso y olor fragante.  Todo este procedimiento es debido a la oración, así que nunca debemos pensar que nuestras oraciones son en vano. Nuestras oraciones son tan valiosas que incluso el cielo guarda silencio para escucharlas. Apocalipsis 8:1 

El cielo se mueve a nuestro favor cuando oramos , debemos entender el valor de la oración. 


En el antiguo pacto, en el tabernáculo sucedía lo mismo, lo podemos ver en Éxodo 30:7-8 y Levítico 10:1-11, Aarón  era el sumo sacerdote y sus hijos estaban haciendo lo que él les había enseñado, ofrecer sus oraciones, incienso, pero sus hijos lo realizaron de una forma extraña y por hacerlo de esa manera, perdieron su vida. 


Su padre Aaron no se lamentó, ya que sabía que ellos hicieron mal delante de Dios. Esto nos enseña que no podemos estar más a favor del ser humano que de Dios y todo aquel que quiera servirle a Dios va a experimentar pruebas para saber quien está primero. 


Dios no acepta cualquier oración, ni sacrificio; vemos que los hijos de Aarón se presentaron borrachos; en el presente hay muchas personas que se acercan a Dios en oración estando en pecado, si se acercan para arrepentirse estaría bien, Pero buscar tener una comunión con Dios, sabiendo que están en pecado y no quieren arrepentirse es equivocado.

Peor aún estando en pecado quieren que su oración sea escuchada, pero no es la forma que una persona se debe presentar delante de Dios; una persona no se presenta delante de Dios de cualquier manera. La palabra nos enseña que debemos ser limpios de manos y puros de corazón. Salmo 24:3-5

¡Dios no escucha las oraciones realizadas con fuegos extraños! 


Así que no se trata solo de orar, sino que nuestras oraciones sean efectivas y para ello es muy importante entender que es el Espíritu Santo  quien interviene por nosotros porque no sabemos como orar. Romanos 8:26.  No oramos para que nos cambie la vida, cuando nos cambia la vida es cuando aprendemos a orar. Hagamos las cosas bien delante de Dios para que Dios reciba nuestras oraciones. 


Pastor Alexander García


1 view0 comments

Recent Posts

See All